Published On: Mie, Nov 19th, 2014

Aseguran a las metalúrgicas beneficios fiscales en 2015 para dinamizar la actividad

metalurgicos

Mientras Brasil bajó las barreras proteccionistas para permitir el ingreso de bienes de capital extrazona, el Gobierno decidió blindar al estratégico sector. De esta forma, firmará el otorgamiento, durante todo el 2015 y posiblemente 2016, del bono para fabricantes nacionales que les da beneficios fiscales.
Fuentes gubernamentales adelantaron que “ya existe el compromiso con la industria metalúrgica de continuar con el bono fiscal el año que viene y el régimen seguiría hasta enero del 2017”. Este instrumento cancelatorio puede ser aplicado al pago de impuestos nacionales, por el equivalente al 14% del importe de las ventas mensuales de bienes producidos, lógicamente a nivel nacional.
Aunque no existen cifras oficiales ni privadas, el amplio sector de bienes de capital “está trabajando en promedio con una capacidad ociosa del 50 por ciento o más”, señalaron voces empresarias. El Gobierno no dará de baja el sistema que sirve para bajar los costos y mejorar la competitividad.
Paralelamente, el Ejecutivo subordinaba el beneficio a que las empresas incluidas en el beneficio no hayan dispuesto suspensiones o despidos de personal desde el 1 de enero de 2012. No obstante, dado el complejo contexto, “se van a analizar las situaciones individuales porque tal vez no dar el bono es contraproducente y retrae la actividad aún más”, señalaron en el Gobierno.
La medida, vigente desde 2001, promueve la fabricación nacional de bienes de capital, informática y telecomunicaciones. Si bien las fuentes oficiales negaron cualquier vínculo, resulta al menos llamativo que Brasil resolvió en forma reciente bajar a sólo 2% el arancel externo común para los bienes de capital, medida que afectará el acuerdo automotriz sellado entre el país y Brasil a mediados de este año.
Fuentes diplomáticas aseguraron que la reducción de los costos para los bienes de capital provenientes de extrazona complicarán la exportación de partes argentinas y la radicación de inversiones para equilibrar la balanza comercial bilateral.
El especialista en comercio exterior y gerente de Relaciones Institucionales de la Cámara de Importadores (CIRA), Miguel Ponce, aseguró que “Brasil apunta a la modernización de su estructura productiva y con este escenario, se ampliará la brecha con la situación de la industria nacional”.